Shiitake, seta de cultivo ecológico y sostenible en Asturias

Se habla mucho de la España vacía, de emprendimiento en el mundo rural. Términos como ecología y sostenibilidad  -que parecen ponerse de moda- ocupan titulares y hasta programas electorales.

Incluso muchos opinamos de estos temas sin profundizar demasiado y quizás sin un conocimiento claro de lo que realmente significan. Y yo me confieso la primera. Por eso  siempre que puedo, me gusta de visitar pequeños productores de mi entorno que apuestan por otras formas de producción en alimentación.

seta shiitake cultivo ecológico y sostenible en Asturias

Conocer  a las personas que están detrás de estas iniciativas me permite entender mejor todas las ideas y conceptos que antes mencionaba. Empecé -sin pretenderlo- en una cata de miel, donde Alberto, un joven apicultor comprometido con el medio ambiente me despertó con el sabor de un paisaje.

Por suerte me voy encontrando a más como él. Son muchos los que no se quedan en las palabras vacías y trabajan cada día para pasar de la teoría a la práctica. Como ya me demostró también Noelia en su granja ecológica de huevos Pitasana.

Yo por mi parte, espero poder transmitir desde aquí algo de lo que descubra en estas experiencias y al menos lograr despertar ese pensamiento crítico que todos -al menos como consumidores– deberíamos fomentar y desarrollar.

Fungi Natur, setas con pasión.

Un proyecto con apuesta real por la sostenibilidad y el desarrollo en el entorno rural.

Este interesante proyecto de cultivo ecológico de setas está ubicado en un templado y húmedo valle asturiano, en el pequeño concejo de Cabranes . A la sombra de un bosque autóctono de castaños, robles, abedules y avellanos. Todo el proceso se realiza en el exterior, siguiendo el método tradicional japonés.

Gracias a que las condiciones climáticas de esta zona son muy similares al país nipón -con temperaturas templadas y elevada humedad ambiental- no se requieren instalaciones con temperatura y humedad controlada que consumen gran cantidad de energía.

Los hongos crecen sobre troncos y ramas de árboles autóctonos de maderas duras (robles y castaños principalmente).
Estos árboles no se talan expresamente para el cultivo, sino que proceden de limpiezas forestales, entresacas y aclareos realizados para la prevención de incendios forestales y para disminuir la densidad de árboles jóvenes en beneficio de aquellos de mayor tamaño y calidad.

el aprovechamiento local y sostenible de los recursos del bosque autóctono garantiza su continuidad y preservación

El abandono de la población rural trae como consecuencia que casi nadie realiza ya estas labores -tan necesarias- de limpieza y mantenimiento en los bosques. Los matorrales crecen entonces sin control creando condiciones favorables para que se produzcan y propaguen los incendios forestales.

Por eso, con esta forma de producir setas sobre troncos no solo se obtiene un magnifico producto delicioso para comer, sino que también con ello se logra la sostenibilidad –es decir la permanencia en el tiempo-  de nuestros bosques autóctonos.

El proceso de cultivo de shiitake sobre troncos.

En Fungi Natur apuestan tan apasionadamente por este método de producción de setas que no solo lo hacen ellos sino que enseñan a cualquiera que esté interesado en crear una pequeña explotación o incluso para consumo propio con troncos ya preparados.

Tú decides si aprender a hacer todo el proceso desde el principio o solo aportar el ingrediente fundamental para la recolección: tiempo.

La “semilla” de la que parte todo el proceso se denomina micelio. Es un hongo, un organismo vivo que en Fungi Natur obtienen sobre un sustrato afín (serrín de madera). Evitando así problemas que surgen con el empleo de otros sustratos y manteniendo el micelio en las mejores condiciones para su crecimiento.

Una vez preparados los troncos sobre los que se va a cultivar, se hacen unos orificios donde se introduce (inocula) el micelio. Estos agujeros se tapan con cera de abeja. Los troncos se dejan en un lugar húmedo y sombrío durante al menos 12 meses.

Para inducir la esporada y logar la “cosecha” de setas, hay que sumergir los troncos en agua fría no clorada. A los pocos días aparecerán los preciados frutos de tan larga espera.

Producción y consumo local, de cercanía.

Y como no podía ser de otra forma, en Fungi Natur una vez se obtiene la seta shiitake, durante toda la temporada se distribuye y comercializa de forma local. Podemos comprarlo en pequeñas tiendas ecológicas de poblaciones y ciudades cercanas. Aquí el concepto Km 0 se hace realidad. No hay transporte en grandes camiones refrigerados a miles de kilómetros.

En la cocina, uso culinario de seta shiitake.

Esta seta de cultivo originaria de Japón y China es muy apreciada en la cocina. Con razón es una de las más consumidas en el mundo.

Durante la visita al bosque Fungi Natur  podemos degustar este exquisito manjar y apreciar su delicioso sabor. Te aseguro que nunca te sabrán mejor, no solo por el saber hacer de los que bien conocen el producto, sino porque probarlo allí en su entorno y donde han estado en plena naturaleza -durante tanto tiempo- es una pasada.

La forma de producción, respetando los ciclos naturales de desarrollo también influye en su calidad, textura y sabor. Son muchísimo más densas y carnosas que otras setas shiitake que podemos encontrar en el mercado.

Se pueden comer crudas pero también están buenísimas simplemente salteadas en una sartén con aceite de oliva y sal. Tienen un aroma y un sabor impresionantes. Yo en casa los preparo casi casi siempre así y nos encantan con un plato de pasta.

La seta  shiitake admite innumerables preparaciones, marinadas en salsa de soja también están muy ricas.

Y si lo tuyo no es la cocina, en el restaurante Pusaki, muy cerca del bosque Fungi Natur también puedes disfrutarlos porque que siempre incluyen en su menú un plato con esta apreciada seta.

Me encanta ver como pequeños proyectos locales se apoyan mutuamente para el avance común. Es maravilloso poder participar y ver cómo es posible generar encuentros, intercambios e iniciativas. ¿Hablamos de sinergias?

No todo lo ecológico es sostenible.

Esta es la gran lección que he aprendido con la visita a este proyecto. Porque si, a veces los consumidores nos quedamos solo en las superficie. Compramos algo con sello ecológico y ya creemos que contribuimos a preservar el medio ambiente. Pero -por desgracia- no siempre es así. Nada es totalmente blanco ni totalmente negro, siempre hay matices.

Como me contaba Leandro durante la visita, en el cultivo de setas (que no es agricultura) el problema de la certificación ecológica es que tiene muy poca experiencia en España. Simplemente hay un listado de productos químicos que no se pueden usar. Pero en esa certificación no se dice nada del uso de recursos necesarios para la producción, ni de agua, ni gasto energético ni los derivados del transporte.

“Es una pena que en la certificación ecológica no se considere la huella de carbono del gasto energético.”

También puede ser ecológica una seta cultivada a muchos kilómetros de distancia de donde se va a consumir. Que se produce en una nave o invernadero con unas condiciones de temperatura y humedad que se mantienen artificialmente. Lo que conlleva un gasto energético considerable en calefacción y ventilación.
Siempre que no se utilicen fitosanitarios químicos puede tener el sello ecológico, sin importar todo lo demás. Pero ¿esto es bueno para el medio ambiente? Claramente no. ¿Es sostenible? pues tampoco.

La naturaleza es generosa y si respetamos sus ritmos naturales nos ofrecerá hoy, mañana y siempre sus sabrosos frutos para alimentarnos,  deleitarnos y disfrutar. Sea una seta shiitake, un arándano o un tomate.  Para mí, de eso trata la sostenibilidad. Pensemos si dejamos algo a las generaciones venideras o nos cargaremos por sobre-explotación el planeta.

Estoy convencida de que podemos comenzar con la elección de la comida que ponemos cada día en el plato. Debemos preocuparnos en la medida de lo posible en cómo se produce lo que comemos porque tiene un impacto medioambiental mucho más importante de lo que en un principio podríamos pensar.

Además, con nuestra elección en la alimentación podemos –y debemos- contribuir también a establecer el necesario enlace entre el mundo rural y urbano para evitar esa España vacía de la que tanto se habla.

Tú decides.  ¿Conoces a quienes producen tu comida? ¿Sabes cómo y dónde se obtiene eso que lleva el certificado ecológico? ¿Hay algún proyecto similar en tu entorno cercano? Te animo a que investigues, a que te hagas estas y otras preguntas, aunque no sea el camino más fácil, te aseguro que es el más responsable y además, el más gratificante.

Para saber más

En la página web de Fungi Natur podrás conocer más acerca de este proyecto. Ofrecen asesoramiento y soporte a quienes quieran iniciarse en el cultivo de setas, también disponen de utensilios y herramientas.

Para visitar el proyecto y luego poder degustar las setas en el restaurante Pusaki, te recomiendo la actividad organizada por Asturias ConVivencias. En la ruta según la filosofía Slow Food podrás vivir de pleno la experiencia del campo a la mesa.

NOTA:
el contenido y las opiniones de este post son totalmente personales y no corresponden a ningún interés comercial ni está patrocinado.

O Balado, un acogedor restaurante en una antigua casa de labranza

Ubicada en un pequeño pueblo de la provincia gallega de A Coruña, a tan solo media hora de Santiago de Compostela se encuentra esta antigua casa labrega, hoy restaurada como casa familiar y pequeño restaurante con encanto.

Al frente Marta y Roberto, una pareja con amplia experiencia entre fogones. Con dos restaurantes anteriores de éxito y un catering, también en tierras gallegas, buscaban un cambio de vida -y sobre todo una mayor conciliación familiar-  por lo que decidieron apostar por este proyecto.  Abrieron en 2014 y cada día ponen su empeño para que cada visita sea una experiencia muy especial.

Como ellos mismos dicen, se esmeran en cuidar al máximo cada detalle, buscando no solo servir comidas, sino ser fieles a una idea y a todo un estilo de vida. Y lo consiguen, ¡vaya si lo consiguen! porque acercarse a comer en este restaurante es realmente una pasada. Su máximo deseo se cumple porque los comensales disfrutamos en su casa como en casa de unos amigos, así nos tratan y así nos sentimos.

Un lugar para… perderse, encontrarse, reencontrarse, disfrutar, deleitarse, relajarse, recargarse, un lugar para…soñar.

Un reencuentro fue precisamente la razón por lo que a mí me llevó hasta allí. No lo conocía ni tenía ninguna referencia del lugar. Todo se lo debo a mis compañeras bloggers de la asociación Blogirls 2.0.

Blogirlsdospuntocero

En cada uno de los encuentros Blogirls además de trabajar en los temas de la asociación también intentamos hacer algo de turismo tratando de disfrutar al máximo los momentos juntas. Puedes ver aquí todos los detalles de este encuentro en Galicia.

Por supuesto siempre intentamos sacar algo de tiempo para degustar de la gastronomía del lugar donde nos reunimos. En el anterior que nos fuimos a Cataluña, donde yo descubrí muchas curiosidades de la gastronomía de la comarca del Bergedá como te contaba en el blog.

Para esta ocasión la propuesta para comer en Obalado vino de mano de nuestra compañera Sandra del blog The Waderings que como buena experta en viajes, también sabe muy bien dónde y qué comer allá donde va.

EL EXTERIOR

Podemos dejar el coche en pequeño aparcamiento al lado de la entrada de la finca. Antes de entrar ya nos vamos encontrando con unos pequeños detalles que sorprenden. Pistas para ir abriendo boca sobre la singularidad de esta pequeña casa-restaurante.

Un pequeño camino de acceso con vallas de madera que no son solo decorativas sino que cumplen bine su función para algunos de los habitantes de la finca que nos dan la bienvenida.

Corderos, ovejas, gallinas de raza autóctona y un burro tranquilamente pastando por la finca. En otro recinto vallado nos encontramos unos preciosos perros mastines guardianes y atentos a las visitantes.

Unas mesas de madera en el exterior ideales para disfrutar del aperitivo o tomar el café a la sobremesa. Incluso si esta se alarga o complica un poco hay unas hamacas a disposición de quien quiera alargar la experiencia y disfrutarla más profundamente.

Un lugar tranquilo donde comer, tomar una copa, alargar la sobremesa y simplemente dejar pasar el tiempo.

EL INTERIOR

La decoración es para mí uno de los puntos fuertes de la casa. Cada rincón está lleno de detalles que combinan sorprendentemente entre si y hacen de la estancia mas agradable aún si cabe. Recomiendo la visita pausada a los dos baños -ambos, ya que son unisex-. 

comedor restaurante

La lareira (nombre gallego de las antiguas chimeneas-hogar) encendida, lo que hace de la estancia un ambiente muy acogedor. Pero no es un elemento decorativo más, cumple también su función original como cocina ya que muchos de los platos e ingredientes del restaurante se ahúman y asan en ella.

Todo es diferente, cuesta entender cómo tantos elementos y estilos combinan tan bien juntos. Mires dónde mires no dejarás de encontrar cosas bonitas. Yo al menos podría estar haciendo fotografías eternamente.

En comedor es pequeño con muy pocas mesas para estar como en familia. Aunque el espacio es reducido, cada rincón tiene una personalidad muy diferente y todo queda bien en conjunto, en perfecta armonía.

mesas comedor restaurante

LA COCINA

Marta y Roberto nos cuentan que en O balado buscan una cocina con alma, aunando tradición y modernidad desde el más absoluto respeto por lo natural. Una cocina que anhela reencontrarse con los orígenes, donde la materia prima es la principal protagonista.

Es una auténtica cocina de cercanía. Un conocimiento personal a los productores, un huerto propio ecológico y la cría de gallinas de raza autóctona son una buena prueba de que lo que  anhelan lo llevan también a la práctica.

LOS PLATOS DEL MENÚ

La carta, escrita en pizarra encima de la lareira, constaba de 6 entrantes, 7 platos principales y dos postres.  Según nos explicó Roberto los platos van cambiando según la temporada y él va adaptándose a la disponibilidad de la materia prima.

carta, menú, restaurante, platos

Como no podía ser  de otra manera la forma de confeccionar el menú también era muy original, puedes elegir entre:
paseo, travesía o viaje por O balado.

  • En el paseo te encontrarás con 5 entrantes, un plato a elegir y un postre.
  • En el viaje,  alargamos con 7 entrantes,  un plato a elegir y dos postres.
  • Por último en la travesía: 5 entrantes, lamprea, un plato a elegir y dos postres.

Nosotras elegimos el viaje y los paisajes en el plato que disfrutamos en el camino fueron:

ENTRANTES

  • Jurel ahumado
  • Anchoas de San Filipo
  • Crema de boletus con huevo ahumado
  • Foie
  • Coquetas de choco
  • Anguila ahumada
  • Verduras en tempura

PLATO PRINCIPAL

Yo elegí cordero lechal, estaba delicioso y muy tierno acompañado de patatas fritas. En la foto se puede ver la cantidad de media ración pues en el menú degustación se comparte entre dos comensales pero es más que suficiente sobre todo después de tantos y tan ricos entrantes.

LOS POSTRES

  • Mouse de maracuya y coco
  • Bica (bizcocho) de avellanas y chocolate

Los dos son para cada persona, aquí no hay que compartir.  La mouse fresca y ligera ideal para el cambio de los platos anteriores y el segundo para deleitarse con el plato dulce. Y yo doblemente porque como ya había confianza pues me dediqué a fotografiar al modelo aquí y allá. En cada rincón encontraba algo precioso para encuadrar y hacer clic: un mantel antiguo, unas lucecitas para un bokéh… Bueno, lo de siempre que cuando voy a un lugar así no solo me lo paso en grande con la comida sino también si las circunstancias me lo permiten, haciendo fotografías de todos los platos y la comida.

El pan y el agua están incluidos en el menú. En la bodega una gran selección de vinos de la tierra. Tengo que decir que no se cual escogimos pero estaba muy bueno, nos dejamos guiar por el buen criterio de nuestra anfitriona Yolanda que es toda una experta. Buena cuenta de ello fue la cata de vinos y quesos gallegos que nos preparó la noche anterior. (Pero eso es ya otra -buena- historia para contar en otra ocasión)

Al café y las infusiones nos invitaron. Además de la gran variedad de tés, a mí me encantó que cada tetera era distinta y todas muy bonitas.

infusion

La sobremesa en O Balado es maravillosa, en ningún momento tienes sensación de tener que levantarte de mesa ni tienes ganas de irte, solo apetece quedarse. Las conversaciones pueden alargarse y el disfrute de la buena compañía alrededor de una mesa se goza de verdad.

Hasta una buena charla con los anfitriones y yo al menos podría alargar mi estancia por tiempo indefinido.

Si el tiempo acompaña es una maravilla poder hacerlo en el exterior o incluso dormir una pequeña siesta en la finca, las hamacas nos invitan sin duda a ello.

En resumen, me encantó la experiencia de comer y conocer este pequeño restaurante además de la historia de esta pareja tan emprendedora. Un ejemplo claro de que los sueños no se cumplen solos sino que se van logrando poniendo el empeño, trabajo y dedicación diario.  Marta y Roberto lo han conseguido para disfrute y deleite de los comensales que les visitamos.

Gracias por todo. Ojalá pueda encontrar otra buena razón (o excusa) para volver a visitaros pronto.

Para saber más

Opiniones en TripAdvisor aquí.

Página web: Restaurante O Balado.

DirecciónArdesende, 3, 15881 Boqueixón, La Coruña

Nota: el contenido y las opiniones de este post son totalmente personales y no corresponden a ningún interés comercial ni patrocinado.

Hamburguesas vegetales

Pues si, –hamburguesa sin carne– ¡y está bien rica! , ¿no te lo crees?
A mi me gustó muchísimo.

Me intrigaba bastante pensar si existiría una hamburguesa vegetal buena de verdad. No, yo no soy vegetariana, me encanta la carne y la sigo consumiendo pero si que hace tiempo decidí reducir su consumo. Con esta decisión de comer menos carne me encontré con un problema: tenía poquísimas recetas vegetarianas en mi repertorio culinario.
Al mismo tiempo comencé a ver en redes sociales el lunes sin carne . Unirme a este reto me “obligó” a la vez que también me animó a incluir mas preparaciones en la cocina diaria sin recurrir a la carne.

Y nada, y además que no tengo remedio, vi unos mini panecillos de hamburguesa en mi panadería y pensé: “tengo que usarlos en fotografía culinaria, van a quedar genial”. Ya no pensaba en la receta ni en cómo ni cuando los iba a comer. Pero sí tenía claro que para el blog que para hacer algo mas original y distinto así que me puse a buscar una receta de hamburguesas vegetales.

Se pueden hacer hamburguesas vegetales de casi todas las legumbres: garbanzos, lentejas, alubias… y con muchísimos otros vegetales y cereales. También con champiñones  o cualquier variedad de setas. Las posibilidades son casa infinitas. Lo difícil es elegir y dar con una al gusto de cada uno.

Vale, pero y  ¿estas de que son?

Con esta pregunta se creó una buena dinámica en mi cuenta de Instagram al publicar la foto de la hamburguesa y preguntar de qué estaba hecha. Las respuestas muchas y muy variadas: berenjena, champiñones, lentejas…
Pero solo unas pocas dieron con la respuesta correcta:

judias negras

alubias
frijoles
fabes
moritos
negritos
porotos …

frijoles negros, negritos, alubias, legumbres
legumbres, frijoles negros
alubias negras, frijoles, negritos, morimos

Si ya estáis deseando hacerla y comprobar que de verdad está buena.  Aquí os dejo ya la receta. Es mi adaptación bastante simplificada así que os recomiendo encarecidamente verla en el blog El Sabor de lo Bueno de mi amiga Kath porque además que le añade un ingrediente mas y tiene todas las explicaciones con fotos del paso a paso. Muchísimo mejor explicada que yo, que solo me dediqué a fotografiar el resultado final.

fotografía hamburguesa

RECETA

adaptada y simplificada de El Sabor de lo Bueno. Ver receta original.

INGREDIENTES

HAMBURGUESAS

  • 100 grs de alubias negras cocidas
  • 40 grs de setas deshidratadas (shiitake o boletus)
  • 2 cucharadas de pan rallado (o harina de avena o arroz)
  • 2 – 3 cucharadas de cebolla caramelizada (de bote)
  • 1 huevo

ACOMPAÑAMIENTO

  • mini panes para hamburguesa
  • tomate natural
  • cebolla roja encurtida
  • pepinillo encurtido (de bote)
  • ketchup, mostaza o salsa al gusto

PREPARACION

Hidratar las setas con agua hirviendo unos 20 minutos.

Escurrir y lavar las alubias si las utilizamos ya cocidas de bote. Poner en un bol y machacar con un tenedor.

Añadir la cebolla.

Escurrir las setas y cortar en trocitos muy pequeños, añadir a las judías machacadas.

Añadir el huevo batido y el pan rallado.

Mezclar todo muy bien.

Poner una sartén a fuego con un chorrito de aceite de oliva.

Añadir una cucharada de la masa de hamburguesa y aplastar con cuidado para ir formando las mini hamburguesas. La consistencia es bastante blanda así que manipular con cuidado. Se pueden ir dándole forma según se hacen en la sartén.

Servir en los panes con el acompañamiento y salsa al gusto de cada uno.

RAZONES PARA REDUCIR EL CONSUMO DE CARNE:

Si quieres cambiar el mundo, ¡comienza por tu plato!

  • por tu salud
  • por el medio ambiente
  • por los animales

Miel y paisaje

EL SABOR DE UN TERRITORIO

La abeja y su entorno.

Esta es la entrada que quería haber publicado para comenzar el blog porque sin duda fue el origen de todo. Esa era mi intención, la idea estaba en mi mente desde hace mucho tiempo, pero no lograba expresarla en texto. No por falta de algo, sino al contrario, por exceso de todo, de vivencias y emociones enredadas en mi cabeza.

Han tenido que pasar más de dos años y algunos hechos importantes para que al final viese la luz y la publicase justo en este momento. A veces hay que ir hacia atrás para comprender el presente y quizás con él mirar también hacia el futuro.
Yo h
ace ya tiempo que emprendí, sin pretenderlo, un camino de redescubrimiento aquí en el lugar donde nací, Asturias. Comencé a tener una nueva la visión de los alimentos, mucho más profunda que el simple hecho de utilizarlos como ingredientes en la cocina.

Y estoy convencida de que todo empezó en esta excursión. Pensaba que simplemente pasaría un buen día en un pequeño pueblecito del suroccidente asturiano, Ibias; muy cerca de Galicia. Pensé también que sería una estupenda oportunidad para practicar fotografía, que por aquel entonces ya me interesaba bastante.

Creí que acudía a una sencilla degustación de miel pero fue allí sin saberlo fue donde se fraguó todo un cambio de mentalidad y visión en relación al origen de lo que comemos cada día.

Agosto de 2016. Un dia de excursión.

Cata de miel en Ibias.

Aunque no era – ni soy- una gran consumidora de miel, decidí a ir a esta actividad porque la organizaba Pedro Martino del restaurante Naguar en Oviedo a quien yo conocía de otros eventos gastronómicos. Pedro confiaba tanto en Alberto, el joven apicultor o arbeyeiro como prefiere denominarse, que ya utilizaba sus productos en la carta del restaurante. También nos acompañó a visitarlo en aquel estupendo día de agosto.

La actividad que se denominaba “el sabor de un paisaje”  y para mí fue el punto de partida que me abrió la mente para otras muchas vivencias posteriores. Nunca olvidaré lo profundo que caló en mí aquel mensaje que con tanta pasión y sinceridad Alberto nos transmitió.

A partir de entonces comencé a entender lo relacionado que está todo. Que un alimento no se puede entender sin comprender también el lugar donde se produce. Aprendí también que la gastronomía tiene que ver con el paisaje y con sus gentes. Me di cuenta del delicado equilibrio que existe entre todas las especies y el fabuloso orden natural que ocurre para que las cosas sucedan y para que al final, disfrutemos de los alimentos en la mesa.

Alberto nos llevó a dar un pequeño paseo por el monte. Nos enseñó el paisaje y el entorno donde se produce su miel. Vimos montañas y ríos, nos habló de animales y vida rural, de líquenes y contaminación, de flores y brezos. Por supuesto también de colmenas y abejas, de apicultura y de miel. Todo de forma sencilla y honesta, sin más pretensiones; tal y cómo es él.

Después en el porche de su casa, con un montón de tarros de miel de diferentes -y dudosas- procedencias, nos hizo oler, probar descubrir y hasta adivinar. Todo con la misma sencillez, como si de un juego se tratara. Texturas, olores, colores… Aprender a diferenciar una miel industrial de una artesanal, descubrir sus matices, buscar en ese producto todo lo que antes habíamos visto.

Sobre la miel aprendí un montón de cosas interesantes que jamás me había planteado y de las que no tenía ni la más remota idea. Aprendí a distinguir una miel industrial de una artesanal, a saber cómo y cuándo cristaliza… ¡Menuda ignorancia la mía!, y eso que que me consideraba cocinillas

De cómo se produce y extrae la miel no tenía ningún conocimiento y algunas explicaciones que nos daba de Alberto me sorprendieron bastante.

“Yo no alimento a las abejas, les dejo suficiente miel en reserva para que pasen el invierno”.

–  “¿cómo que no alimentas a las abejas? ¿qué quiere decir eso?”-  Le preguntaba yo alucinada porque no entendía nada de nada.

Descubrí con sorpresa y asombro que en la apicultura, aunque sea “natural” y no industrial también se realizan prácticas nada respetuosas con los animales. ¿Por qué? Pues para obtener un mayor rendimiento económico. Para maximizar la producción a comercializar se extrae toda la miel de la colmena sustituyendola por glucosa o jarabe (alimento para abejas) mucho más barato, por supuesto.

¡Vaya! Pues poca información de todo esto tiene el consumidor final. Que yo sepa, no se indica nada en las etiquetas, ni en los sellos ni en las garantías de calidad. ¿o quizás si? No lo sé, pero a mi por lo menos me hizo a partir de entonces ser más crítica con los alimentos que consumo. Ahora prefiero confiar más en conocer directamente al productor que en garantías de sellos o etiquetas. Visitarlo en su entorno, saber de sus prácticas y filosofía tal y como después me pasó al conocer a Noelia y sus gallinas.

Octubre 2017. Graves incendios forestales. 

El día que no amanece en la ciudad.

Este es el otro hecho triste que ha contribuido por desgracia – aunque sin perder la esperanza- a escribir yo ahora estas palabras.

Una mañana, en otoño de 2017 en la ciudad de Gijón los urbanitas nos despertamos con un intenso olor a humo. Aquel día no amanecía y un cielo anaranjado apocalíptico nos hizo ver que los incendios forestales aunque sucedan a más de 150 km de distancia de nuestros acomodados hogares, tienen sus consecuencias. Y son mas importantes que solo perturbarnos un poco en el transcurso en nuestra vida diaria.

Lo primero que pensé fue en Alberto y en las abejas, en aquellos paisajes que nos había enseñado y que tanto apreciamos en la visita de un año antes. -“Los incendios no han afectado directamente a las colmenas, pero esto es desolador” -me dijo.

Aquella desolación e impotencia debió de ser la que motivó a Alberto a buscar no sé si una explicación o quizás una solución.

Muchos años dándole vueltas a la cabeza, intentando pensar cómo contribuir activamente a reducir el problema de los incendios que cada año destrozan nuestro territorio y nuestras montañas.

 

Septiembre 2018. El sueño de un libro.

Me enteré que Alberto lanzaba un nuevo proyecto por las redes sociales, que a veces tienen algo de bueno y logran mantener conectados a la gente. Cuando lo vi di un “like” y compartí sin pensar pero y en otro momento de mas calma me puse a mirar con detenimiento qué era El País del Abeyeiro.

Mediante esta campaña de micromezenazgo en la que cualquiera puede participar se publicará un libro ilustrado con el que según su autor “se pretende dar una visión global del paisaje para que el lector vuelva a pensar en él y a recordar todos los motivos que tiene para quererlo y defenderlo. Será un libro escrito y dibujado de paisajes recónditos entre aldeas diminutas, que sueña con poner en valor el mundo rural”

Pero el Pais del Abeyeiro es más que un libro, es también un proyecto a largo plazo.  Incluye la creación de un ecomuseo dedicado a las abejas y la miel, un centro de interpretación desde el que empezar a recuperar la cultura ligada a estos polinizadores y a su paisaje.
“Será un lugar de trabajo visitable, un punto de encuentro para aquellas personas que aman y defienden a las abejas y un centro de formación al que podrán acudir todos aquellos que estén interesados en temas tan diversos como pueden ser la pintura o la entomología, la naturaleza, la botánica, las tradiciones o el paisaje a lo largo de las estaciones, un lugar donde la custodia del territorio será un concepto que servirá para explicar cómo sí es posible articular voluntades de diferente origen para un fin común beneficioso para todos”, explica Alberto.

Gracias infinitas Alberto por aquel día. Ahora me tocaba a mi hacer algo en sentido inverso para agradecertelo, por eso el escribir justo ahora sobre aquella cata de miel. Espero poder desde aqui contribuir aunque sea un poquito en dar a conocer tu proyecto. Ojalá quien que esté leyendo esto pueda ser partícipe también de tu sueño para que entre todos logremos difundir y dar a conocer tu mensaje que tanta falta nos hace.

Espero que pronto se materialice todo tu entusiasmo en ese libro que estoy deseando ya tener en mis manos y ponerme leer y disfrutar. Estoy convencida que a través de sus páginas lograrás transmitirnos la pasión que sientes por el paisaje y tu entorno. Solo espero y que los lectores seamos también capaces apreciarlo. Que no quede solo en un sentimiento que acabe con la lectura sino que logremos aplicarlo también en cada una de las decisiones que tomamos en nuestra vida diaria como consumidores.

 

Muchas gracias también a Remedios Vázquez Gandoy y Pedro Martino Gonzalez por acompañarme y hacer posible aquella maravillosa jornada.

Campaña de crowdfunding (micromecenazgo) para contribuir a la publicación del libro y difundir el proyecto.

Para saber mas...

Alberto comercializa toda la miel que produce bajo la marca  Outurelos Miel de Ibias

En su blog podéis encontrar toda la información: puntos de venta de sus productos y muchísima mas documentación medioambiental.

Para conocer un poco mas a Alberto, cual es su filosofía y método de trabajo, nada mejor que verlo metido en faena en este precioso vídeo:

Sabores y aromas por sonrisas de Bombay

Un acercamiento a la gastronomía India por una buena causa.

El pasado sábado 3 de Marzo asistí en Gijón a un brunch muy especial, un evento solidario en la librería-café Toma3 a beneficio de la organización Sonrisas de Bombay.

Lo primero que me llamó la atención -como siempre-  fue la oportunidad de fotografiar la deliciosa comida y en este caso además con un toque internacional.

Al saber que se hacía además con la finalidad de recaudar fondos para un proyecto de escolarización de niños en Bombay, me interesó aún más asistir y poder contribuir.

Estoy convencida de que todos podemos hacer algo para cambiar las cosas. Qué mejor forma que degustar un plato de deliciosa comida India en Gijón para lograr que una niña vuelva a sonreír en Bombay.

Sonrisas de Bombay es una ONG que centra su acción en la lucha pacífica contra la pobreza junto a las comunidades de los slums de Bombay. Fue fundada en 2005 por el escritor y periodista catalán Jaume Sanllorente, quien tras unas vacaciones en la India quedó profundamente impactado por la situación de pobreza y vulnerabilidad de los niños de las calles de Bombay.

En el libro “Sonrisas de Bombay. El viaje que cambió mi destino” Jaume cuenta esta, su historia.

Actualmente la fundación cuenta con diversos grupos de voluntariado, quienes contribuyen a dar a conocer sus proyectos de acción de lucha contra la pobreza y a captar los fondos necesarios para realizarlos.

Rebeca Castaño, representante del grupo de voluntariado de Sonrisas de Bombay en asturias, fue la encargada de la presentación de la organización y darnos a conocer los proyectos que realiza.

En el evento vimos la proyección de este precioso y esperanzador documental en el que se muestra cómo con pequeños actos llevados a cabo por la organización se pueden cambiar enormemente las condiciones de vida y generar nuevas esperanzas transformando futuros.

Yo nunca he estado en la India y en contadísimas ocasiones he tenido la oportunidad de probar su gastronomía. Pero me encanta todo lo que sea ampliar sabores y sobre todo conocer otras culturas a través de la comida.

En este evento solidario de la preparación de los platos se encargaba Nahual, al frente de los fogones Carla a quien conocí hace tiempo en un taller de cocina vegetariana. En aquel momento ya aproveché para fotografiar los platos que allí preparamos, alguna de aquellas fotos está hoy en mi portfolio.

Para la ocasión Carla nos preparó dos platos representativos de la gastronomía india:
dhal de lentejas rojas y seitán tika masala

Aunque la India es un país enorme y de grandísima diversidad en cuanto a cultura gastronómica, Carla me contó que eligió estas dos recetas tratando de ser lo más fiel posible a las tradicionales aunque algo adaptadas a occidente. Ella es una buena conocedora de la India, en su último viaje estuvo casi dos meses recorriendo el país y pudo disfrutar ampliamente de su cocina.

dhal de lentejas rojas

El dhal es básicamente un guiso de legumbre, ingrediente fundamental en la cocina India. Se suele hacer con lentejas negras pero ella eligió la variedad roja por ser más digestiva. Con una base de apio y zanahoria también incluye mezcla de especias que también se sofríen.

Tengo que decir que el aroma era increíble, especiado y dulce nada picante y riquísimo

seitán tika masala

Esta fue la adaptación vegetariana de otro plato representativo de la cocina indú: el pollo tika masala. Aquí la base de la salsa es un sofrito contundente de ajo, cebolla y pimiento. También llevaba almendras molidas y por supuesto la correspondiente mezcla de especias: garam masala. La composición del garam masala es muy personal y cada cada casa y cocinero tiene la suya. Carla también y hace su propia mezcla con canela, nuez moscada, cilantro molido, cardamomo en polvo, comino, curcuma… ¿podéis haceros una idea del aroma que desprendía?

Un truquito que me dijo Carla y que pienso ponerlo en práctica es que las especias no se añaden al final del plato sino que hay que cocinarlas desde el principio, freírlas con el sofrito para que desprendan bien todos sus matices, sean mucho más intensas y ricas.

dhal de lentejas rojas

Yo nunca había probado el seitán y bueno, la textura no estaba nada mal, me sorprendió pero para bien. El seitán es un preparado a base de gluten de trigo que se lava para separar el almidón quedando una masa que bien condimentada se utiliza como sustitutivo vegetal a la carne.

Sin lugar a dudas en esta degustación desperté por completo mi sentido del olfato y me encantó además unir dos países por la comida y todo ademas con doble sonrisa, la de los niños de Bombay y la mía por la felicidad con la emoción vivida a través de la buena comida.

seitan Tika Masala

Callos de campeonato en Naguar

Nunca digas nunca jamás, y yo añadiría que nunca es tarde para rectificar. Siempre dije que los callos no me gustaban pero ahora reconozco mi gran error al generalizar con este plato.
Hay tantas preparaciones y condimentos que no es acertado meter a todos en mismo saco y sentenciar para siempre. Lección aprendida, amplitud de miras para mi paladar y una fantástica jornada gracias al II CAMPEONATO DE CALLOS EN NAGUAR

Pedro Martino, cocinero asturiano al frente del restaurante Naguar de Oviedo es un enamorado de los callos y artífice de este campeonato. Como él mismo dice: todo un homenaje callero.

A la asturiana, a la andaluza, a la madrileña, con garbanzos o sin garbanzos, con chorizo, con morcilla, tripas de vaca, manitas de cerdo, ajos y guindillas. Todo vale para confeccionar este plato tan tradicional y tan vanguardista a la vez.

Para esta segunda edición del concurso celebrada el pasado sábado, un jurado de excepción compuesto por importantes personalidades del mundo de la gastronomía.

De izquierda a derecha:
David Fernández-Prada. Gustatio Comunicación y eventos gastronómicos.
Gonzalo Pañeda. Restaurante Auga
Eduardo Méndez Riestra. Academia de Gastronomía Asturiana
Carlos Maribona. Salsa de chiles
Xosé T. Cannas. Restaurante Pepe Vieira Pontevedra
Francis Paniego. Hotel gastronómico Echarurren Ezcaray (La Rioja) ganador la primera edición 2017

En cuanto a los participantes, mas de 20. Una fabulosa muestra de la gran variedad y las diferentes preparaciones: grandes, pequeños, con y sin garbanzos, distintos aderezos, sabores y texturas. Una maravilla ver y constatar la riqueza de la identidad territorial, el distinto saber hacer y manera de cada uno de entender un plato tan tradicional.

maneras cocinar callos

En la jornada yo disfruté doblemente, probando cosas nuevas, conociendo mas sobre la maravilla que es la gastronomía y por supuesto practicando con lo que mas me gusta y apasiona: fotografiar comida. Tuve también la oportunidad de ver y captar algo de la increíble acción en la preparación y sincronización de todo el equipo. Un ritmo frenético pero perfectamente organizado.

chef y cocinero Naguar Oviedo
equipo cocina

También tuve la ocasión de conocer y charlar con una de las participantes. María Dolores del Restaurante Casa Carlos en Málaga.
Yo siempre digo, afirmo y reitero -pese a ser pesada en extremo- que a mi lo que mas me emociona es conocer la persona que hay detrás de cada producto, plato o preparación. Estoy convencida de que al final son las personas las que marcan la identidad gastronómica con sus conocimientos y experiencias.

A María Dolores experiencia no le falta y tradición familiar tampoco porque en su restaurante llevan muchos años haciendo y perfeccionando las recetas de madres y abuelas.
Quiso la casualidad que tomase prestado su plato de callos para fotografiar y luego -sin saber que era el suyo- fue el único que probé. No puedo ser objetiva por tanto con los demás participantes pero para mi este plato de callos con garbanzos fue muy especial, porque me reconcilié con los callos y me trasladé con el sabor a comino y canela de nuevo a Marruecos, un país al que estoy deseando -con todas mis ganas- volver.

Restaurante Málaga Casa Pedro callos

Dolores y yo hablamos de las influencias de cada territorio, en su caso árabes dada la cercanía al pais. Comentamos la importancia de los platos de cuchara y de mantener la tradición de los platos de nuestras madres y abuelas.

Ella estaba encantada estar entre los participantes, no quiso perderse el campeonato y con su familia viajaron desde Málaga para asistir al veredicto en directo.  Quedaron en el puesto número 6 y como bien decía su hijo “no está nada mal”. Para ella, solo el hecho de estar y conocer a Pedro ya le supuso el verdadero premio.

casa Carlos

Los ganadores del II CAMPEONATO MUNDIAL DE CALLOS NAGUAR 2018 fueron:
PRIMERO: Mesón de Gonzalo – Salamanca
SEGUNDO: Asador de Abel – Asturias
TERCERO: Mesón Doña Filo – Colmenar del Arroyo (Madrid)

Y a ti, ¿te gustan los callos? ¿los adoras o los detestas? ¿le darías otra oportunidad a diferentes preparaciones o sabores? Por propia experiencia te animo a salir de la zona de confort, arriesgarte y disfrutar de los sabores. Yo me alegro de haberlo hecho y encantada de saber que estaba equivocada. Por fin puedo decir que he probado una preparación de callos que me gustado. Quizás solo era cuestión que cambiar -ligeramente- el punto de vista.

callos tradicionales

En la jornada del campeonato disfruté enormemente, una buena experiencia en la que quizás tenía haber arriesgado mas, también me hubiese gustado charlar y comentar con los demás participantes y quizás -por qúe no- preguntarles a los jurados algunas dudas y saber cómo fue la experiencia. Quizás el año que viene pueda hacerlo en la siguiente edición.

callos con garbanzos

Mientras tanto y para quien le apetezca el reto, una ocasión que no debería dejar escapar porque con motivo de este II CAMPEONATO MUNDIAL DE CALLOS NAGUAR, del 27 de FEBRERO al 11 de MARZO de 2018 podremos disfrutar de los callos de los diferentes establecimientos presentados al Campeonato haciendo así el Homenaje Callero accesible para todos. 

NOTA ADICIONAL

El contenido de este post no está patrocinado ni corresponde a ningún interés comercial.
Las opiniones son totalmente subjetivas y personales.

Tortitas de avena, cacao y algarroba

¡Qué ganas tenia yo de hacer tortitas (pancakes)!
Las había visto miles de veces y hasta ahora no lo había intentado. Confieso que para este post aún no sé si me sedujo más probar a hacer la receta o probar a hacer la fotografía para la receta. En ese dilema de si fue antes el huevo o la gallina creo que seguiré durante algún tiempo más.

No hay mal que por bien no venga así tengo un dos por uno y por el camino voy disfrutando doblemente. Las tortitas estaban deliciosas y me sirvieron de buenos modelos para fotografiar. La torre de tortitas y el hilo de sirope dorado me lo pusieron bastante fácil para obtener una apetitosa imagen. Aunque incluso sin los complementos ya lucían bastante bien.

torre tortitas chocolate

Para la receta podía haber elegido una simple y clásica pero como me gusta innovar y experimentar busqué algo diferente. Estas tortitas no llevan harina de trigo sino de avena, llevan fruta -dentro y fuera- y además del cacao lleva un ingredientes nuevo y desconocido para mi – hasta ahora-

LA ALGARROBA

En mi gran ignorancia sobre muchos temas culinarios tengo que decir que poco o nada sabía yo de este ingrediente. Quizás porque donde yo vivo, en Asturias no es tan común. El nombre solo me sonaba de aquella serie ochentera de Curro Jiménez por el personaje el Algarrobo -nada que ver supongo-. Bueno, bromas a parte, si había leído algo sobre la harina de algarroba como sustituto del chocolate pero desconocía totalmente de dónde y cómo se obtenía. Sigo sin conocer muchas cosas pero algo si ya he descubierto y me parece interesante contarlo.

vaina de algarroba
algarroba en polvo

El algarrobo es un árbol de la zona del mediterráneo, su vaina es la algarroba que tras proceso de secado se muele para obtener la harina de algarroba. Tiene un color oscuro, similar al cacao. El sabor es dulce, no sabe exactamente a chocolate pero está rico, a mí me sorprendió y me gustó. Es un producto muy interesante, creo que investigaré un poco mas porque forma parte de la cultura gastronómica de muchas zonas de España y merece ser valorado y difundido.

Pero eso ya lo dejaremos para otro post que como siempre me disperso y me alargo mas de la cuenta. Vamos a lo importarte por ahora que es meternos en harina para hacer las tortitas.

RECETA

INGREDIENTES

cacao algarroba chocolate
  • plátanos maduros
  • huevos M
  • 1/2 de taza (50 g.) de harina de avena
  • 2 cucharadas (15 g.) de cacao puro en polvo
  • 2 cucharadas (15 g.) de harina de algarroba
  • 2 cucharadas (30 g.) de azúcar (opcional)
  • 1 cucharadita (5 g.) de bicarbonato
  • 1 pizca de sal
  • 1/4 de taza (60 g.) de chocolate en gotas (trocitos)
  • unas gotas de aceite de oliva para freír
  • yogurt griego, frambuesas y sirope de arce para acompañar (opcional)

PREPARACIÓN

Triturar con batidora todo junto: platano, huevos, avena, cacao, algarroba, azúcar, bicarbonato,  y sal. Hasta obtener una mezcla homogénea.

Añadir el chocolate en gotas y mezclar a mano.

Poner en una sartén antiadherente una gotas de aceite y extender con un papel de cocina.

Calentar a fuego medio.

Añadir una cucharada de la mezcla y extender un poco para que no quede la tortita demasiado gruesa.

Esperar a que salgan burbujas y dar la vuelta con ayuda de una espátula.

Repetir hasta terminar la mezcla.

Servir templadas y acompañar de yogurt, frambuesas y sirope de arce.

pancakes chocolate

NOTAS

  • La receta es para unas 4 personas. Se puede hacer menos con la mitad de cantidad de todos los ingredientes.
  • La algarroba no se utiliza aquí como sustituto del chocolate sino combinado con el cacao puro. Los dos ingredientes juntos se complementan muy bien.
  • La receta original no lleva azúcar así que si no queréis se puede omitir, dependerá del dulzor de los plátanos, cuanto mas maduros mucho mejor.
  • Yo he utilizado aceite de oliva virgen extra en spray pero puedes utilizar de girasol, coco o mantequilla. Se necesita poquísima cantidad.

Fuente de la receta: ebook 25 recetas de brunch saludables.

Y tú… ¿ has hecho muchas tortitas – pancakes? ¿te gustan o te va mas lo clásico como los frixuelos, crepes o filloas? ¿conocías la algarroba? Cuéntamelo en los comentarios y seguro que será enriquecedor compartir experiencias.

Preguntarle a tus amigos si conocen la algarroba y presume de que tu si que lo sabes. Te prometo que yo no le cuento a nadie que lo acabamos de descubrir.

mi propio recorrido por #elviajedelpan

No deja de sorprenderme la manera en que se establecen ciertas conexiones cuando se siguen los mismos intereses y motivaciones. Sin saber muy bien cómo, ni tan siquiera buscarlo, en un instante se cruzan los caminos y sucede. A mi me pasó con el libro Pan de Pueblo de Ibán Yarza.  Mucho antes de saber que él lo estaba escribiendo, yo sin saberlo ya había comenzando mi particular recorrido por #elviajedelpan

libros gastronomía

Vi la conexión nada mas leer la introducción:  

“El libro puede entenderse como una libreta de pistas y apuntes que espero que mucha gente siga porque evidentemente quedan innumerables historias encontrar. Ojalá este libro abra caminos y anime a otros a investigar, conocer, apreciar y compartir.“

Mi camino comenzaba un año antes, en Agosto de 2016 cuando cámara en mano recorría algunos rincones de Asturias. Motivada solamente por mi interés por la gastronomía, no buscaba nada en concreto, ni pretendía nada más que practicar fotografía pero ahora sé que fue el punto de partida para el cambio. A partir de ahí surgieron muchas cosas, este blog incluido.

Ecomuseo del Pan. Santa Eufemia de Oscos

Empezaba a ver las cosas de otra manera, a valorar otra relación mas directa entre el productor y al consumidor, volvía la mirada al mundo rural, tan cercano pero tan diferente.

Ecomuseo del Pan. Santa Eufemia de Oscos

Me emocioné al leer esas palabras de Ibán en el libro, ¡claro!, era justo eso, a mi me había pasado, lo había entendido al conocer a Noelia en la granja de gallinas Pitasana.

“En el momento que aprecias y valoras al productor, conoces, aprecias y das valor al producto. […] En lo que se refiere al pan, se trata de una confianza total en el productor, más que un reconocimiento formal.”  

panes en Oscos

Después de ver la pasión con la que Ibán nos habla del pan en su libro, creo que no debería dejar algunas fotos olvidadas en el disco duro. Con sumo gusto recojo ahora también el testigo que nos lanza:

“Animo desde aquí aquellos que atesoran conocimientos que lo transcriban y difundan (hoy en día es sumamente fácil gracias a la tecnología).”

“Me gustaría que estas páginas inspiraran otras páginas,  […] se preocupen por documentar, valorar y difundir su patrimonio de pan, ya que el pan somos nosotros mismos.” 

Pues aquí va mi humilde granito de arena para contribuir en la difusión, comparto algún momento panadero que he vivido, en mi caso con imagenes. Dentro de mis capacidades, a mi manera y con la misma intención, recapitulo algunas de las fotografías que hice en mi particular camino por #elviajedelpan. Espero que al menos quien que se pase por aquí aprecie lo que significan y trataba de plasmar.

Agosto 2016. Visita guiada Concejo de Aller. Escanda asturiana.
Escanda Asturiana
Agosto 2016. Ecomuseo del pan. Santa Eufemia de Oscos.
etnografia pan
Ecomuseo del Pan. Santa Eufemia de Oscos
Ecomuseo del Pan. Santa Eufemia de Oscos
Junio 2017. #habitantespaisajistas PACA. Gijón
construcción del horno de adobes
Elaboración de pan de escanda
taller intergeneracional, elaboración de pan
panes de fiesta
Agosto 2017. Mercado tradicional de Oles, Villaviciosa
Septiembre 2017. Fiesta de la mallega. Santa Eufemia de Oscos.
fiesta de la Mallega. Santa Eufemia de Oscos
fiesta de la Mallega. Santa Eufemia de Oscos
Noviembre 2017. Visita Slow Food Cantabria. Panadería en Orzales
Panadería Orzales, Cantabria

Ojalá pueda y sea capaz de transmitir mucho mas en las próximas entradas del blog. Me gustaría contar algo más de las historias y valores que hay en estas fotografías. Porque tengo muchas historias y vivencias que contar alrededor del pan.

Muchísimas gracias por el empujón Ibán Yarza. Tu libro Pan de Pueblo me ha llegado al alma.

#elviajedelpan

El hashtag #elviajedelpan es la etiqueta utilizada por Ibán Yarza en Instagram durante el recorrido que hizo por España documentando el libro Pan de Pueblo.

Pan de pueblo, el libro de Ibán Yarza

Iván Yarza 9788416449927

Recetas e historias de los panes y panaderías de España.

Un libro indispensable para todos los panaderos entusiastas y aficionados a la gastronomía. Leerlo es una delicia, mi personalmente me encantó y por eso quería recomendarlo especialmente para regalar -o autoregalarse-. Es un libro conmovedor, una obra única, tanto por el contenido -de un grandísimo valor divulgativo- como por la increíble hazaña de su autor para realizarlo.

Ibán Yarza, periodista de formación y panarra por vocación, viajó durante varios meses por las 50 provincias españolas realizando una impresionante labor de investigación. Recorrió mas de 25.000 kilómetros buscando y documentando tradiciones panaderas ancestrales en el mundo rural. Algunas al borde del olvido, casi a punto de desaparecer.

“A través de relatos y mas de mil fotografías de este libro espero contribuir a acercar al lector todo el sentimiento que rodea el pan, un sentimiento que no entiende de fronteras ni idiomas.”

“Los panes, las historias, las personas y los lugares retratados en las siguientes páginas pretenden mostrar el patrimonio panadero que compartimos, a menudo olvidado o desconocido y, en no pocos casos, al borde de la extinción. No se puede valorar lo que no se conoce, y si no se valora un producto está condenado a desaparecer.”

Además para mi Ibán Yarza con este libro se ha convertido en un héroe fotográfico, no solo por la asombrosa cantidad de fotos que hizo para documentarlo (50.000), sino porque ha logrado -como yo nunca había visto hasta ahora- mostrar el auténtico significado de contar historias con la fotografía. Tiene toda mi admiración, porque la calidad emotiva y humana supera, ahoga y diluye la “calidad” técnica y tecnológica o lo que sea todo lo demás. Así me respondía en Instagram cuando se lo comentaba:

@Ibanyarza Muchas gracias por tus palabras. Yo no soy fotógrafo, en el sentido de que no me dedico a la fotografía (como periodista aprendí los rudimentos de la redacción, la búsqueda de fuentes y el relato fotográfico), pero en el libro tiene una gran importancia (hay 1150 fotos sin contar las guardas). El desafío en este caso fue plasmar las historias en imágenes el tiempo que, libreta en mano, entrevistaba a los panaderos y tomaba nota de sus técnicas, lo cual sí que tiene su miga. Todo ello con jornadas de 21 horas de trabajo y 500 km al día. En algunos casos me consta que la fotografía no estuvo a la altura, pero fue por puro agotamiento. Las fotos son tal cual, no hay estudio ni más focos que el flash, que me ha dado la vida en muchas situaciones. Me alegra mucho que lo aprecies.

Gracias infinitas Ibán, por este increible trabajo y por transmitirnos tu pasión en lo que haces.

“Estos panes aportan detalles o técnicas ancestrales y significados que a veces se nos escapan; se trata de esa noción intangible que llamamos cultura.”

Título: Pan de pueblo. Recetas e historias de los panes y panaderías de España
Editorial: Grijalbo Ilustrados
Autor: Ibán Yarza
ISBN: 9788416449927
Páginas: 272
Formato: Papel. Tapa dura. 27 x 20 cm
Precio: 22,90 euros

Ibán Yarza Libros 9788416449927

Paté vegetal de pimientos, tomates secos y nueces

Uno de 31 aperitivos ricos, fáciles y originales

Si eres como yo, lo dejas todo para el último momento y al final y siempre te pilla el toro, en esta entrada quizás pueda ayudarte con un par de soluciones de última hora.

Para empezar una receta de paté vegetal. Se hace con unos pocos ingredientes -que quizás hasta tengas en la despensa- y ya tenemos el aperitivo listo en un momento.  Está muy bueno y además adecuado para todos los comensales, ya sean vegetarianos, veganos, celíacos o poco amigos de las verduras.

La receta no es mía, su autora Kath Behrens es una de mis compañeras de la asociación Blogirlsdospuntocero. Kath es chilena pero vive en Barcelona, le encanta viajar y sus platos reflejan este espíritu internacional. En su blog El Sabor de lo Bueno se pueden encontrar muchísimas ideas para que alguien como yo -algo tradicional en la cocina- pueda ir ampliando el repertorio. Para mi lo mejor de su blog es descubrir ingredientes nuevos y combinaciones que jamás hubiese pensado. Además de aprender cómo se llaman algunas verduras y hortalizas en otros lugares: paltazapallito, beterraga…¡es muy divertido!

A mi nunca se me había ocurrido utilizar los pimientos del piquillo en otra cosa que no fuese un acompañamiento -por no decir anecdótico adorno- al lado de un filete con patatas. Y desde luego, mucho menos mezclarlo con nueces para hacer un paté. ¡todo un mundo por descubrir!

Esta receta de paté no está en el blog El Sabor de lo Bueno. Yo la publico aquí para ayudar a Kath en la promoción de un proyecto en el que ella lleva trabajando -mucho y duro- durante varios meses. Esta es mi recomendación como regalo de último momento.

El eBook digital “31 aperitivos” está pensado para personas que les gusta cocinar sin mayores complicaciones y que buscan alternativas originales para sorprender a sus invitados a la hora del aperitivo.

La compra es inmediata y se lo puedes enviar por correo de quien tu quieras y sin salir de casa. No habia pensado yo lo bien que están este tipo de compras digitales, no se necesita papel, ni para imprimir ni para envolver. Además no se pierde tiempo -ni combustible- en transporte.

Desde la tienda del blog podrás ver información ampliada del contenido del eBook y realizar en sencillos pasos el proceso de compra.
Si te parece interesante también puedes comprarlo para ti, está a buen precio y seguro que le sacas provecho.

Para ir abriendo boca -y nunca mejor dicho- aquí tienes una de las recetas del eBook. Yo he escogido esta y ha sido todo un éxito, a todos los que lo han probado les ha gustado. Espero que a también.

RECETA

PATÉ VEGETAL DE PIMIENTOS, TOMATES SECOS Y NUECES

INGREDIENTES

  • 100 grs de pimientos del piquillo asados (de bote)
  • 4 tomates secos (deshidratados)
  • ⅓ taza (70 grs) de nueces peladas
  • ½ taza (10-12 unidades) de aceitunas verdes deshuesadas
  • 1 cucharada de aceite de oliva extra virgen
  • ½ cdta de ajo en polvo
  • ½ cdta de merkén (condimento chileno) o pimentón

Hice también una variación en la que sustituí en la misma cantidad las aceitunas por pepinillos, el ajo en polvo por ajo negro y el merkén por harissa (salsa picante magrebí). Quedó también genial, a mi me gustó mas porque no soy muy fan de las aceitunas pero en casa prefieren la original.

El tomate seco no se puede sustituir por tomate fresco porque no se conseguirá la misma textura ni sabor.

PREPARACION

Rehidratar los tomates sumergiéndolos en un bol con agua caliente durante unos 10-15 minutos. Escurrir y descartar el agua. También se pueden utilizar tomates secos en aceite, en este caso no hace falta remojarlos.

Introducir todos los ingredientes en un robot de cocina (procesador, batidora de vaso o TMX)y triturar bien hasta obtener una pasta.

Servir con palitos de pan o tostadas.

Y si te has quedado con hambre de saber qué otras recetas podrás encontrar en el eBook, te diré que hay de todo y para todos los gustos, incluso varios cócteles. Aquí van algunas fotos para que puedas ver las que he preparado yo. Solo son un ejemplo.

ROLLITOS DE CALABACÍN Y QUESO

ENSALADA DE RABANITOS Y PEPINO

ensalada

NOTA

El contenido de este post no corresponde a ningún interés comercial ni está patrocinado. La colaboración es personal e informativa. Los ingresos de la venta del ebook repercuten íntegramente en su autora. (que bien se lo merece que ha trabajado mucho para hacerlo y le ha quedado bien bonito)